lunes, 23 de enero de 2012

'¿QUÉ ES LA DEMOCRACIA?"

Como dice Giovanni Sartori, etimológicamente la pregunta es de sencilla respuesta: poder del pueblo. Pero si tratamos, mínimamente, de desentrañar en qué se plasma, la cuestión instantáneamente pasa a ser de una dificultad muy considerable. Y no se trata de una materia baladí, porque sólo sabiendo qué es la democracia, en qué consiste, cuáles son sus valores, pilares y fundamentos, sabremos qué podemos esperar de ella.

Probablemente, “democracia” haya sido una de las palabras que se ha utilizado (se utiliza y se seguirá utilizando) con mayor ambigüedad, sin ceñirse a una significación concreta. No hay más que escuchar los discursos políticos (más aún ahora que se acercan las elecciones generales). Y lo peor no es que se utilice ambigüamente, sino que se hace uso del término de modo partidista y demagógico en muchas ocasiones. Esto sí que es penoso, porque lo que sí está claro es que la democracia es patrimonio de toda la ciudadanía.
Para hacer frente a las diversas tergiversaciones que se hacen del concepto “democracia”, me parece muy interesante el texto de Giovanni Sartori que nos ofrece.

El que fuera Premio Príncipe de Asturias de las Ciencias Sociales en 2005, realiza una serie de distinciones terminológicas muy útiles:
-Democracia etimológica y democracia real. El que la democracia real diste mucho de representar el espíritu de la democracia en sentido estricto, no quiere decir que no haya democracia. En todo caso, no hay que conformarse con la situación actual, sino aspirar al ideal. La utopía no es una quimera sino el espejo en que hemos de mirarnos para mejorar las condiciones políticas del sistema democrático.
- Macrodemocracias y microdemocracias. Está claro que la democracia funcionará mucho más correctamente en entes comunitarios pequeños que en lo que representa todo un país. En todo caso, ello no nos debe hacer desistir en solicitar que se busquen los mecanismos pertinentes para lograr que la democracia sea mucho más particitiva de lo que es ahora. El acto democrático por antonomasia es el voto en las diferentes elecciones, pero el sistema democrático ha de ir mucho más allá, si realmente se quiere que haya una ciudadanía participativa, interesada en la política (junto a medidas educativas; por los temarios que he leído, parece que en ese sentido está diseñada la asignatura “Educación para la ciudadanía”, aunque una asignatura por sí sola no va a lograr que los jóvenes se interesen por la cosa pública). Creo que ha de tender hacia el control por parte de los ciudadanos de las acciones de los dirigentes políticos y posibilitando que los ciudadanos tengan mayor capacidad para hacer propuestas, empezando por el ámbito local (que es en el que se puede aplicar esto con más facilidad).
Como afirma Sartori, sólo hay un marco democrático. Otra cosa muy distinta es que existan, dentro de ese marco, distintos modos de entender la democracia: radical, liberal, pluralista, etc.

-La democracia social consiste en la igualdad de condiciones, existe un espíritu igualitario que se refleja en la inexistencia de estamentos sociales (al contrario de lo que sucedía en el Antiguo Régimen).

-La democracia económica es entendida por Sartori como la introducción de la democracia en el mundo laboral, en la organización y gestión del trabajo.
-Es muy importante la puntualización de Sartori: sin el marco político democrático (que es en esencia la democracia) no puede haber ni democracia social ni democracia económica.
Sartori despliega en su escrito una erudición espléndida, no sin fin alguno (no se trata una erudición vacía), sino con un afán pedagógico y aclaratorio. Los conceptos a desentrañar no son sencillos ni mucho menos, pero consigue hacernos entender algunos de los entresijos teóricos de la política, que luego tienen una visible plasmación práctica.
Lo que aquí he expuesto del texto de Giovanni Sartori es simplemente una esquematización. les recomiendo que lo lean, me parece muy pedagógico. En cierto modo está relacionado con “El apoyo mutuo” de Kropotkin en los aspectos de las comunidades campesinas y del asociacionismo.
Me encantaría saber qué opinan sobre el tema. Ya ven, uniendo literatura y política.